Impuesto de sociedades en Brasil

impuestosociedadesbrasil_4Nos vamos a detener en un breve análisis de los principales rasgos del impuesto de sociedades en Brasil. Nuestros abogados y asesores son especilistas en la planificación y optimización tributaria. Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios es muy activo en Brasil, donde en la aplicación de este impuesto rige el principio de renta mundial, excepto en las sociedades no residentes, que tributan en este impuesto al 15% sobre el importe total de facturación sin deducciones de gastos. El beneficio tributable se determina después de deducir los costes y gastos necesarios para la obtención de las ganancias brutas derivadas de la actividad normal de la empresa y de cualquier negocio extraordinario. No obstante, hay que tener en cuenta que algunos gastos no son deducibles, en función de su naturaleza o de su cuantía. Al mismo tiempo, existen elementos considerados exentos del impuesto cuando se realiza el cálculo del beneficio tributable de la sociedad.

El tipo impositivo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Jurídicas (IRPJ) es del 15% para beneficios tributables de hasta 20.000 reales mensuales (7679,78 €). Cuando el beneficio real anual sobrepase los 20.000 reales mensuales, se aplicará un tipo adicional del 10% a los beneficios que superen esta cifra.

Por otro lado, los beneficios y dividendos pagados por fuentes brasileñas, generados a partir del 1 de enero de 1996, están exentos de tributación y en consecuencia no están sujetos a la retención del IRPJ.

No existe diferencia de tributación aplicable a las filiales de las empresas extranjeras implantadas en Brasil. Los beneficios de las filiales son considerados automáticamente a disposición de la matriz en el exterior, no importando cuando sean hechas las correspondientes remesas al exterior.

Por otra parte, Brasil ha firmado Tratados para evitar la doble imposición con diversos países, entre ellos, España. El convenio bilateral con España es de diciembre de 1975. En septiembre de 2002, los dos países asumieron formalmente un intercambio de cartas que plasmaba diversos acuerdos interpretativos relacionados con distintos puntos controvertidos del Convenio, que posteriormente ha sido modificado mediante el Acto Declaratorio Interpretativo de 17 de marzo de 2006.

Los puntos del Convenio a destacar son los siguientes:

Respecto a los beneficios de actividades empresariales de no residentes, éstos no están sujetos a retención ya que en principio se gravan exclusivamente en el Estado de residencia del beneficiario (España). No obstante si la empresa española ejerce su actividad mediante establecimiento permanente, Brasil podrá atribuir al establecimiento (y gravarlos) los beneficios que este obtendría si fuese una empresa distinta e independiente. En la práctica la aplicación de este artículo es muy limitada.

Salvo trato más benéfico establecido en ley interna, la tributación en la fuente de dividendos será en el tipo del 10% sobre el valor bruto de la remesa, siempre que la sociedad residente en España posea al menos el 25% del capital con derecho a voto de la sociedad residente en Brasil.

Se aplica el sistema de tributación compartida entre España y Brasil para los intereses. El impuesto en Brasil no podrá superar el 15% del importe bruto de los intereses, o el 10% si son intereses pagados a instituciones financieras de un estado por préstamos y créditos concedidos por un plazo mínimo de diez años para financiar la adquisición de bienes de equipo y utillaje.

Para los cánones y royalties, ambos Estados podrán gravar las cantidades pagadas en concepto de cánones y royalties por uso o concesión de derechos de propiedad intelectual o industrial o conocimientos no patentados (know how) con un límite de imposición para el Estado de la fuente (Brasil) del 15% en el caso de uso o concesión de uso de marcas de industria o comercio; o el 10% en los demás casos.

Los ingresos percibidos con fuente brasileña por sociedad española no residente en Brasil serán objeto de declaración ante la Administración Tributaria del Reino de España, con deducción de las retenciones practicadas en Brasil, conforme al Convenio para evitar la Doble Imposición, por el Impuesto de Sociedades mediante el Modelo 200 de forma anual o a través del Modelo 202 si se opta por el pago fraccionado en tres veces.