Contratación laboral en Chile: todo lo que quisiste saber y no te atreviste a preguntar

contratacionlaboralchile_10

Afortunadamente, en Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios hablamos muy claro, se nos entiende (podríamos ser más sofisticados, pero nosotros somos simplemente abogados), y no necesitamos más adornos para contarte los aspectos básicos de la contratación en Chile.

En primer lugar los tipos de contratos

Las relaciones entre trabajadores y empresarios se regulan por el Decreto con Fuerza de Ley (D.F.L.) 1, del 7 de enero de 1994, publicado el 24 de enero de 1994 como Código de Trabajo.

La Ley distingue entre el contrato de trabajo individual y el colectivo. El contrato es individual cuando se celebra entre un empleador y un trabajador. Es colectivo cuando se celebra por uno o más empleadores con una o más organizaciones sindicales o con trabajadores que se unan para negociar colectivamente, o con unos y otros, con el objeto de establecer condiciones comunes de trabajo y de remuneraciones por un tiempo determinado.

Los contratos de trabajo deben realizarse por escrito, deben estar firmados por ambas partes y recoger, al menos:

  • La fecha y el lugar del contrato.
  • La identificación de las partes, indicando nombre, RUT, estado civil, domicilio, nacionalidad y fecha de nacimiento del trabajador.
  • La naturaleza de los servicios prestados, así como el lugar o ciudad en el que hayan de prestarse.
  • El importe, forma y período de pago de la remuneración acordada, señalando, además, los beneficios adicionales que suministrará el empleador (Ej.: casa, alimento, combustible, etc.).
  • La duración y distribución de la jornada de trabajo.
  • Beneficios adicionales que pudiera suministrar el empleador tales como vivienda, luz, combustible, dietas, etc.

En segundo lugar, la modalidad de contratos

  • Contrato Indefinido: es aquel cuyo término no ha sido previamente fijado por las partes, siendo el más común. Se suscribe por toda la vida útil del trabajador y puede terminar por razones contenidas en el Código de Trabajo.
  • Contrato a Plazo Fijo: es aquel en el que las partes fijan su periodo de vigencia. Tiene una duración máxima de un año y excepcionalmente dos años para el caso de gerentes o personas que tengan un título profesional o técnico otorgado por una institución de Educación Superior. Los contratos a plazo fijo pueden ser renovados por una sola vez, si se renuevan por una segunda vez se transforman en contratos indefinidos. Lo mismo sucede cuando el trabajador continúa prestando servicios con conocimiento del empleador, una vez expirado el plazo pactado.
  • Contrato por Obra o Faena: es aquel en el que el trabajador se obliga a ejecutar una obra material o intelectual específica y determinada, cuya vigencia se encuentra circunscrita o limitada a la duración de aquella.
  • Contrato de Prestación de Servicios Profesionales (Contrato de Honorarios): es un contrato que se acuerda libremente entre empleador y trabajador. No se rige por las normas del Código del Trabajo y su tiempo de duración es el necesario para la realización del servicio que lo originó. Estas relaciones se rigen por normas del derecho civil o comercial, según el caso, porque no cumplen con los presupuestos de toda relación laboral; esto es: subordinación y dependencia, continuidad y prestación de servicios personales. Este tipo de contratos no tiene descuentos provisionales. El empleador retiene el 10% de la remuneración acordada para el pago de los impuestos, que deben declararse otorgando el trabajador la respectiva boleta de honorarios por los servicios prestados. Normalmente, los profesionales independientes están sujetos al impuesto Global Complementario. Al pagarlo, tendrán que deducir el 10% ya retenido por los empleadores para los que trabajó.