Cuba (III): establecerse para hacer negocios

Vamos a hacer un repaso al régimen de establecimiento de negocios y comercio en Cuba: todo lo que siempre quisistes saber (ahora más que nunca) ¿puedo abrir una agencia en Cuba? ¿puedo asociarme con un socio local? ¿puedo constituir una empresa en Cuba? Desde Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios te damos respuesta, porque ya sabes…somos abogados a tu medida.

A la hora de instalarse en Cuba hay que diferenciar si se hace con una finalidad productiva (que estaría regulado por la Ley 118/14 de Inversión Extranjera o por el Decreto Ley 313/13 de la Zona Especial de Desarrollo Mariel) o con una finalidad comercial (comprar o vender productos en Cuba).

 

Si vamos a tener una actividad productiva, en cualquier caso es preceptiva la autorización previa del proyecto de inversión, siendo de aplicación la Ley 118/14 de Inversión Extranjera, ya que se desarrollará la actividad por medio de una empresa 100% extranjera, una empresa mixta, una asociación económica internacional y contratos de administración.

 

Podemos optar por constituir empresas mixtas, empresas de capital totalmente extranjero y asociaciones económicas internacionales (AEI), que no originan una nueva personalidad jurídica, sino que cada socio mantiene la suya y dentro de las cuales diferenciamos contratos a Riesgo para la explotación de recursos naturales no renovables, construcción,  producción agrícola, Administración Hotelera, Productiva o de Servicios y los Contratos para la Prestación de Servicios Profesionales.

 

Se añaden, además, empresas extranjeras que pueden radicarse en la Zona Especial de Mariel (ZED Mariel), sujeta a lo dispuesto por el Decreto Ley 313/13, que configura una zona con régimen y políticas especiales para fomentar el desarrollo económico a través de la inversión extranjera, la innovación tecnológica y la concentración industrial, con vistas a incrementar las exportaciones, la sustitución de importaciones y la generación de nuevas fuentes de empleo.

 

Las empresas mixtas y asociaciones económicas internacionales son entidades jurídicas sujetas al derecho cubano en las que participan socios extranjeros. En el caso de las empresas mixtas, serán sociedades anónimas.

 

En cualquier caso, la gestión de estas figuras se rige por los órganos societarios habituales: Junta de Accionistas y Consejo de Administración, con representación del Gobierno de Cuba, cuyos delegados quedan sujetos a las directrices marcadas por los ministerios competentes.

 

Existen sectores expresamente excluidos de la iniciativa privada extranjera y otros sobre los que nunca se ha autorizado un proyecto de inversión.

 

Existe una Cartera de Oportunidades de inversión extranjera a promocionar aprobada por el Consejo de Ministros y que se publica por el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

 

Tanto la constitución de entidades mercantiles, cubanas y extranjeras, como sus relaciones y operaciones se rigen, en general, por criterios e instrucciones administrativas, el Ministerio de Comercio Exterior y la Cámara de Comercio de Cuba, como organismos rectores de la actividad comercial entre empresas cubanas y extranjeras.

En cuanto a la instalación productiva, los órganos rectores son: el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera para empresas aprobadas al amparo de la Ley 118/14 y la Oficina de la Zona Especial de Mariel para empresas aprobadas al amparo del Decreto-Ley 313/13.

En el caso de comerciar con Cuba, las formas de establecimiento son la sucursal, el contrato de agencia, el depósito aduanero y la consignación de mercancías.

 

La Representación Comercial o sucursal cubana es la forma más habitual de implantación para empresas extranjeras que exportan o importan productos en el país.

Una Sucursal es una oficina de representación de una empresa extranjera que realiza gestiones de apoyo comercial de las exportaciones de su matriz, que quedan sujetas a un nomenclador de productos autorizados.

La concesión de licencias de Sucursales corresponde al Ministerio del Comercio Exterior e Inversión Extranjera y su tramitación a la Cámara de Comercio de Cuba.

Estos organismos exigen que la empresa extranjera tenga un mínimo de 5 años de antigüedad y un capital social mínimo de 50.000 USD y un mínimo de 3 años de relaciones comerciales previas con Cuba con montos de ventas superiores a los 500.000 USD/año.

Del mismo modo, la empresa debe presentar avales comerciales de empresas y organismos cubanos que apoyen la solicitud de apertura de sucursal y acrediten la duración e importe de las relaciones comerciales existentes.

Las licencias se otorgan por  5 años y posteriormente se renueva cada 3 años, pero pueden ser canceladas en el caso de irregularidades o de insuficiente actividad comercial.

La apertura de una sucursal da derecho a alquilar oficinas, líneas de teléfono, contratar personal cubano (mediante intermediarios estatales), comprar vehículos bajo autorización de la Cámara de Comercio de Cuba y, mantener una establecimiento comercial que facilite la búsqueda de operaciones comerciales y dé sustento a las que ya se estén realizando.

También podemos recurrir a un agente comercial cubano que promueve operaciones en nombre de una empresa extranjera. El Agente en una empresa estatal cubana, especializada por sectores económicos concretos, que está autorizada por el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.

Los depósitos aduaneros sólo se conceden a empresas que tengan el establecimiento comercial aprobado, vía sucursal o agente comercial.

Otra modalidad es el contrato de Consignación de Mercancías que debe ser autorizado por el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera y la empresa cubana debe tener licencia para importar y vender los productos que se pretenden consignar.

Si recurrimos a la figura contractual del joint venture, el socio local será siempre una de las empresas estatales de Cuba y excepcionalmente las cooperativas cubanas, conjuntamente con las primeras.

 

Nuestros abogados te pueden guiar en este juego de responsabilidades con el objetivo de salvaguardar la seguridad jurídica de las empresas, sus socios y accionistas.

 

En cualquiera de nuestras oficinas en España, nuestros asociados de Chile, El Salvador, Perú y desde Suiza y Reino Unido, nuestros abogados te asesoran sobre los trámites laborales en Panamá, porque en Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios, cuando tú llegas, ya estamos ahí.