Administradores, socios y accionistas… la responsabilidad en México

¿Cuál es el juego que rige en México las responsabilidades de socios, accionistas, administradores y apoderados de las sociedades o personas morales? Nuestros abogados te lo cuentan, porque en Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios sentimos pasión por las empresas

El riesgo máximo de socios y accionistas será la cantidad que hayan aportado a la sociedad, que tiene su propia personalidad jurídica, que le otorga obligaciones y derechos, diferenciados de los de sus socios.

La responsabilidad se rige por los actos propios, con lo que cada miembro del órgano de administración será responsable de sus propios actos, quedando a salvo la responsabilidad de socios y accionistas si estos son ajenos a las prácticas sancionables.

No obstante, cada sociedad es responsable y deberá responder, con todo su patrimonio, de los daños y perjuicios que origine la actuación de su órgano de administración, sea esta delictiva o simplemente sancionable.

Mención destacada merece la responsabilidad solidaria patrimonial del órgano de administración por razón de fraude fiscal. Del mismo modo, se origina la responsabilidad penal personal por el delito fiscal.

Señalemos entonces los puntos básicos de la figura del delito fiscal en México:

El artículo 108 del Código Fiscal de la Federación (CFF) señala que “Comete el delito de defraudador fiscal quien con uso de engaños o aprovechamiento de errores, omita total o parcialmente el pago de alguna contribución u obtenga un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal.”

El CFF menciona a terceros involucrados en beneficios indebidos, lo cual es extensivo a cualquier profesional que participe de alguna manera en las acciones u omisiones que lleven a la comisión de delitos fiscales.

Los hechos típicos del delito fiscal son el uso de documentos falsos, la omisión de expedición de comprobantes, la manifestación falsa para obtener devoluciones o de datos falsos en los registros contables y la omisión de contribuciones retenidas o recaudadas.

En caso de insolvencia de los deudores y sus solidarios, esto es, la ausencia de bienes embargables,  la Secretaría de Hacienda y Crédito Público puede cancelar los créditos fiscales en las cuentas públicas.

La legislación considera la figura del encubridor, entendiendo que este es quien sin previo acuerdo y sin haber participado en él, después de la ejecución del delito, con ánimo de lucro adquiere, recibe, traslada u oculta el objeto del delito conociendo su origen o aquel que ayuda de cualquier forma a eludir la investigación.

Se otorga responsabilidad solidaria a la persona que tenga conferida la administración, cualquiera que sea la designación o cargo en el órgano de administración de la sociedad por las contribuciones causadas o no retenidas durante su gestión, en la parte que no logre ser garantizada con los bienes de la sociedad que dirige siempre que no haya solicitado la inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes, cambie su domicilio sin presentar aviso correspondiente o no lleve la contabilidad, la oculte o la destruya.

En definitiva, la normativa señala como responsable del  delito fiscal a quien concierte la realización del delito, realice la conducta delictiva, cometa conjuntamente el delito o se sirva de otro para ejecutarlo, induzca dolosamente a otro a su comisión o auxilie a otro después de su comisión, cumpliendo una promesa anterior. Se contempla igualmente la coautoría en casos de realización conjunta o en connivencia.

Por otro lado, las penas por el delito de defraudación fiscal serán las mismas que se impondrán a aquellos que consignen en las declaraciones deducciones falsas o ingresos acumulables menores a los realmente obtenidos, cuando siendo persona física que perciba dividendos, honorarios o realice actividad empresarial, no lleve a cabo la comprobación del origen de su discrepancia fiscal, haya beneficio, sin derecho, de un subsidio o estímulo fiscal o se sea responsable por omitir o presentar, durante más de doce meses, la declaración de un ejercicio que exijan las leyes fiscales, dejando de pagar el impuesto correspondiente.

Nuestros abogados te pueden guiar en este juego de responsabilidades con el objetivo de salvaguardar la seguridad jurídica de las empresas, sus socios y accionistas.

En cualquiera de nuestras oficinas en España, nuestros asociados de Chile, El Salvador, Perú y desde Suiza y Reino Unido, nuestros abogados te asesoran sobre los trámites laborales en Panamá, porque en Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios, cuando tú llegas, ya estamos ahí.