Quiero implantarme en USA. ¿Qué tipo de empresas puedo elegir?

Establecer una empresa es un complejo procedimiento, y para empezar siempre debemos elegir qué tipo de sociedad es más adecuada para alcanzar nuestros propósitos, objetivo que puede ser mucho más llevadero si se cuenta con la asistencia de los abogados y asesores adecuados. En el caso de Estados Unidos, la experiencia de Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios puede suponer una ayuda inestimable para comenzar con paso firme en el país norteamericano.

De manera general, podemos decir que en Estados Unidos existen cuatro tipos de formas jurídicas empresariales:

  • Propiedad única (sole propietorship): Su característica más destacada es la exigencia de pocos requisitos. El propietario asume todos los riesgos del negocio, respondiendo en todo caso de las deudas sociales incluso con su patrimonio.
  • Corporación (Corporation): En este caso sí existe creación de una persona jurídica diferente a sus propietarios. De esta manera, los accionistas quedan al margen de las obligaciones y responsabilidades societarias. En lo que a fiscalidad se refiere, existen dos subcategorías:
    • Tipo C: Los impuestos son responsabilidad de la empresa hasta el momento del reparto de beneficios, tras el cual serán los accionistas los sujetos pasivos de los impuestos.
    • Tipo S: Estas corporaciones no tienen obligaciones impositivas, recayendo las mismas únicamente sobre los accionistas.
  • Sociedad de responsabilidad Limitada (Limited Liability Company): Los propietarios de estas compañías, que combinan las características de corporaciones y sociedades limitadas, serán responsables según su nivel de inversión. Los impuestos son responsabilidad individual de los accionistas.
  • Sociedad Limitada (Partnership): Un mínimo de dos personas o entidades en calidad de socios gestionaran la nueva empresa, compartiendo beneficios y pérdidas, y tributando de manera personal. En este caso también podemos distinguir subcategorías.
    • Limited: unos socios tendrán responsabilidad limitada y otros ilimitada.
    • Limited Liability: estas son más propias de ocupaciones como médicos, abogados,… Ya que su característica es que los socios están protegidos en caso de negligencia de otros socios.

En cualquier caso, la elección de empresas dependerá de una pluralidad de circunstancias que deberán ser estudiadas en cada caso concreto (tamaño y naturaleza de la empresa, nivel de control deseado, fiscalidad…) sin dejar de lado la complejidad de un país federal como Estados Unidos, en el que no debemos olvidar las singularidades que pueden presentar aquellos estados donde vayamos a comenzar nuestra andadura empresarial.

En lo que se refiere a la implantación, en primer lugar las empresas deben crearse y registrarse a nivel estatal. Es decir, el proceso no es competencia del gobierno federal, sino que recae sobre cada uno de los 50 estados que componen la nación, pudiendo variar según cada una de las legislaciones. De manera general los no ciudadanos o residentes deberán dar dos pasos: en primer lugar solicitar la inscripción de la empresa en el registro estatal, y en segundo término nombrar a un agente registrado. La función de este será tener una dirección postal en el estado donde se inscriba la empresa para recibir los documentos legales oportunos, siendo generalmente un abogado o secretario.

El resto de los pasos se asemejan a los que habrá de dar un estadounidense: desde la elaboración del plan de negocio hasta la obtención de las licencias y permisos pertinentes.