Energías renovables en LATAM (II): EEUU

En Evolutiza Abogados & Asesores Tributarios sentimos pasión por las energías renovables. En entradas anteriores, hicimos alusión a las EERR en Chile. En esta ocasión le llega el turno a Estados Unidos.

En los últimos años Estados Unidos ha crecido rápidamente en el sector de las renovables adquiriendo un importante know-how, que conjunto a su gran potencial de mercado y el excelente nivel de autoconsumo (aproximadamente más de la mitad de las instalaciones solares se utilizan para consumo propio – residencial, comercial, etc. -) constituye para Latinoamérica una puerta de entrada para la expansión de su propio mercado de energías.

EE.UU además de ser el mayor consumidor de energía del mundo, sufre una fuerte dependencia de los combustibles fósiles suministrados en su mayoría por países terceros, aunque en la actualidad dicho Gobierno no contemplada esta opción en sus planes de futuro. Romper con la dependencia energética del exterior y luchar contra el cambio climático se ha convertido en dos importantes objetivos a medio plazo para la Casa Blanca.

En los últimos años la importación de petróleo a Estados Unidos ha descendido, pasando de los 11.793 miles de barriles al día importados en 2010 a 9.794 en 2013, lo cual supone la cifra más baja desde 1996.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama mantiene en defensa que las energías renovables son una inversión rentable en términos económicos y, por tanto, competitivas en el mercado.

En los últimos años la industria de la energía solar ha creado empleos a un ritmo diez veces mayor que el del resto de la economía norteamericana.

El nuevo plan de Barack Obama y Joe Biden sobre nuevas energías pretende como objetivo la creación de puestos de trabajo a través de la inversión, ahorro en energías fósiles, aumentar el uso y compra de coches híbridos, reducción de gases efecto invernadero y posicionar a los EE.UU como líderes contra el cambio climático, entre otros.

Dicho plan además contempla tanto un análisis individual de la situación de cada estado como un análisis general de todos los estado en su conjunto generando así vías de actuación más específicas que confluyen en un plan común.

Dentro de estas nuevas medidas ejecutivas y compromisos entre el Gobierno y el sector privado (para acelerar la transición de Estados Unidos hacia fuentes de energía más limpias y formas de reducir el despilfarro energético), podemos destacar la flexibilización de un plan de la Administración Federal de la Vivienda el cual concede préstamos para mejoras energéticas en los hogares.

Para terminar podemos destacar como dato de interés económico que gran parte de las nuevas compañías energéticas españolas se sitúan entre los líderes de energía solar térmica y eólica a nivel mundial. Estas empresas invirtieron en los últimos años en EEUU realizando desde compras y desarrollo de proyectos, hasta construcción de plantas y otras operaciones.